Consultas frecuentes en verano

Por: Dra. Mónica Cabrera

Dermatóloga


Lesiones causadas por las medusas agua vivas

La medusa Lychnorhiza lucerna es la más común en Uruguay. Se acerca a la costa con la llegada de corrientes cálidas. Las medusas son en su mayoría organismos marinos, aunque hay algunas especies de agua dulce. Poseen unas células urticantes conocidas con el nombre de cnidocistos o nematocistos, que alcanzan su máxima concentración en los tentáculos.


El contacto con los tentáculos de las medusas causa lesiones cutáneas y, excepcionalmente, manifestaciones sistémicas. 

Las reacciones locales se caracterizan por enrojecimiento, edema local, ardor sensación de quemazón y prurito, aunque en personas sensibles pueden darse reacciones urticariformes, vesículas e incluso reacciones más graves.

La evolución normal y espontánea es hacia la remisión en horas o días.


¿Qué hacer ante el contacto?


Lo antes posible, enjuague el sitio de la picadura con ácido acético (vinagre) durante al menos 30 segundos. El vinagre detiene rápidamente miles de pequeñas células no activas que quedaron en la superficie de la piel después del contacto del tentáculo. También se puede lavar el lugar afectado con agua de mar. 

Proteja la zona afectada, no la frote con arena ni aplique presión. Luego remoje la zona en agua tibia durante 20 a 40 minutos.

Si aun así persisten los síntomas concurra a su dermatólogo que le indicara la aplicación de una crema con corticoides y un antihistamínico para aliviar los síntomas. Las heridas pueden sobreinfectarse y ser necesario tratamiento antibiótico.


Descargar Noticia en PDF