Protección solar

La luz solar es esencial para la síntesis de vitamina D y tiene efectos beneficiosos sobre el estado de ánimo. Sin embargo, una parte de la luz solar que se denomina radiación ultravioleta (RUV) es responsable de varios efectos perjudiciales agudos y crónicos en la piel humana, incluidas las quemaduras solares, el envejecimiento, la disminución de las defensas y el cáncer de piel. Además, los rayos infrarrojos, que generan calor, son los que pueden provocar “golpes de calor”.

por: Dra. Alejandra Larre Borges


La RUV B, que es sólo el 5 % de la RUV que llega a la superficie terrestre, incluye las longitudes de onda biológicamente más activas. Es responsable de quemaduras solares, inflamación, hiperpigmentación y cáncer de piel.

Aproximadamente el 95 por ciento de la RUV que llega a la superficie terrestre es de tipo A Produce efectos similares en la piel que los UVB con menos enrojecimiento, también produce envejecimiento, aumento de las manchas de pigmento y cáncer de piel.

La fotoprotección implica: evitar el sol durante las horas pico, usar ropa de protección solar y usar protectores solares. La misma previene o reduce los daños asociados con la exposición a los rayos UV.

En Uruguay la exposición solar directa debe evitarse entre las 10 am y las 4 pm.

 

Ropa de protección solar

El factor de protección ultravioleta (UPF) indica la cantidad de radiación UV (tanto UVB como UVA) que un tejido permite que llegue a la piel. Por ejemplo, una tela UPF 50 bloquea el 98 por ciento de los rayos del sol y permite que penetre el dos por ciento (1/50), lo que reduce significativamente el riesgo de exposición.

Una tela debe tener un UPF de 30 para calificar para el Sello de recomendación de la Fundación para el Cáncer de la Piel. Un UPF de 30 a 49 ofrece muy buena protección, mientras que UPF 50+ califica como excelente.

Color: Los colores oscuros o brillantes evitan que los rayos UV lleguen a su piel al absorberlos, en lugar de permitir que penetren. Es por eso que estos colores ofrecen una mejor protección que los tonos más claros.

Construcción: Las telas densamente tejidas son más protectoras que las telas transparentes, delgadas o sueltas. Compruebe la seguridad solar de una tela sosteniéndola a la luz. Si puede ver a través, la radiación UV puede penetrar fácilmente la tela y llegar a su piel.

Contenido: La composición de tu tejido realmente importa. El algodón sin blanquear contiene ligninas naturales que actúan como absorbentes de rayos UV. Los poliésteres brillantes e incluso las sedas satinadas livianas pueden ser muy protectoras porque reflejan la radiación. Las telas de alta tecnología tratadas con colorantes o absorbentes químicos UV evitan la penetración de los rayos UV.

Ajuste: La ropa holgada es preferible.

Cobertura: Cuanta más piel cubra su atuendo, mejor será su protección. Siempre que sea posible, elija camisas de manga larga y pantalones largos o faldas.

Actividad: Independientemente de UPF, si su ropa se estira o se moja, perderá algo de su capacidad protectora.

 

Protectores solares

Los protectores solares son preparaciones tópicas que contienen filtros que reflejan o absorben la RUV.

Los protectores solares se clasifican como orgánicos o químicos e inorgánicos o físicos. Los protectores solares de amplio espectro son generalmente combinaciones de productos de protección solar que pueden absorber tanto la radiación ultravioleta B (UVB) como la radiación ultravioleta A (UVA).


Según la Skin Cancer Foundation, las recomendaciones de protectores son las siguientes:

1• Uso diario

Protectores solares de amplio espectro con un factor de protección solar (FPS) de 15 o más que lo protegen de la exposición accidental al sol, del tipo que ocurre durante períodos cortos de tiempo, como caminar hacia y desde el automóvil, ir al trabajo y hacer mandados. Esta categoría incluye humectantes, cosméticos de color, bases, cremas para ojos y productos para labios.

 

2• Vida activa

Protectores solares de amplio espectro resistentes o muy resistentes al agua con un FPS de 30 o más y UVA alto, que protegen su piel durante la exposición prolongada al sol al aire libre cuando se dedican a actividades recreativas en la playa o el parque, así como al trabajo al aire libre. Esta categoría incluye productos con alto SPF, protectores solares deportivos, barras de óxido de zinc / dióxido de titanio y productos para bebés.

 

3• Recomendados

Incluye a todos los productos de protección solar, excepto los protectores solares. Estos son: los lentes de sol, películas y vidrios para ventanas residenciales y para automóviles, toldos y sombrillas, ropa y sombreros. Los lentes de sol y las películas UV deben bloquear el 99 por ciento o más de la radiación ultravioleta A (UVA) y ultravioleta B (UVB).

La Academia Americana de Pediatría recomienda evitar el uso de productos de protección solar en bebés menores de seis meses. Sin embargo, cuando no se dispone de ropa y sombra adecuadas, se puede aplicar una cantidad mínima de protector solar con al menos 30 SPF y UVA alto en áreas pequeñas, como la cara y el dorso de las manos del bebé.


Vitamina D y Protección solar


Si bien se puede obtener una cantidad limitada de vitamina D por la exposición a la radiación ultravioleta (UV) del sol, los riesgos para la salud de la exposición a los rayos UV, incluido el cáncer de piel, son grandes.

En cambio, la Skin Cancer Foundation sugiere que obtenga su vitamina D de fuentes como pescado graso, productos lácteos fortificados y cereales y suplementos vitamínicos.

La vitamina D es esencial para tener huesos fuertes y un sistema inmunológico saludable. Una revisión de 1,000 estudios del Instituto de Medicina en Washington, DC, encontró que la gran mayoría de los estadounidenses está tomando suficiente vitamina D, y que no hay pruebas sólidas de que la insuficiencia de vitamina D esté provocando una ola de cánceres, enfermedades cardíacas, diabetes y otras condiciones.

La Skin Cancer Foundation apoya la cantidad diaria recomendada (RDA) de vitamina D del Instituto de Medicina de las Academias Nacionales para la vitamina D, que es de 600 UI (Unidades Internacionales) por día para personas entre 1 y 70 años, y 800 UI por día para personas mayores de 70 años. Para niños menores de 1 año, la ingesta adecuada (AI) es de 400 UI por día.

La Fundación advierte al público contra la exposición intencional a la luz solar natural o la radiación UV artificial (camas de bronceado) como un medio para obtener vitamina D, ya que los riesgos para la salud de la exposición a los rayos UV, incluido el cáncer de piel y el envejecimiento prematuro de la piel, son significativos y están bien probados.


Golpe de calor

El golpe de calor es una situación causada la exposición a altas temperatura que lleva a aumento de la temperatura corporal o hipertermia. Esto genera deshidratación, cambio en los iones de la sangre (aumento del sodio). Los niños son más susceptibles al golpe de calor que los adultos. Cuando son dejados sin atención en automóviles cerrados están sometidos a esta situación y de forma infortunada puede generar la muerte de los niños.

La Sociedad de Dermatología del Uruguay recomienda:

  • Buscar la sombra, especialmente entre las 10:00 y las 16:00 horas.
  • No quemarse.
  • Evitar el bronceado.
  • Nunca usar camas solares.
  • Cubrirse con ropa, sombrero y lentes.
  • Auto examen mensual y control anual con Dermatólogo.
  • Usar protector solar FPS 30 o más y UVA alto.



Fuentes:

www.skincancer.org

www.uptodate.com/contents/selection-of-sunscreen-and-sun-protective-measure

Ferrara et al. Italian Journal of Pediatrics 2013, 39:71.

http://www.ijponline.net/content/39/1/71

Descargar Noticia en PDF