Reconstrucción Mamaria

Por: Dra. Verónica Morales Loulo, Cirujana Plástica

La Reconstrucción Mamaria se define como el conjunto de procedimientos destinados a corregir las deformidades producidas, luego de la mastectomía por un Cáncer de Mama.

El transitar por un Cáncer de Mama, para cualquier mujer, implica un impacto muy fuerte en la vida de esa persona. Se afectan muchos aspectos, tanto psicológicos, de su salud, de su imagen corporal, aspectos de su entorno familiar, su trabajo, etc.

Sin duda, que estas pacientes deben ser abordadas por un Equipo Multidisciplinario, integrado por Cirujano de mama (Gral. o mastólogo), Cirujano Plástico, Oncólogo, Radiólogo, Psicólogo. La paciente va a transitar un “Camino” en la reconstrucción mamaria, que no lo transita sola, sino que lo hará con el Equipo entero que la trata.

La Reconstrucción Mamaria implica recrear una mama de aspecto lo más natural posible, que incluya también la aréola y el pezón. Hay que saber, que es muy difícil conseguir que una mama reconstruida sea idéntica a la mama sana, natural. Pero se intenta restaurar la imagen corporal de la paciente, mejorando así la calidad de vida de la misma, y eliminando la necesidad de tener que utilizar prótesis externas de relleno.

La reconstrucción mamaria se puede realizar en forma “Inmediata” o “Diferida”. La Inmediata se realiza en el mismo acto que la mastectomía, mastólogo y cirujano plástico participan en forma conjunta en el acto quirúrgico, constituye el primer paso de la reconstrucción; y tiene como ventaja acortar los tiempos operatorios, así como impedir que la paciente transite por la etapa de encontrarse sin mama. La Diferida, se puede realizar meses o años después de la mastectomía, puede hacer que la paciente focalice la recuperación de la afección, cumpliendo la quimio y/o radioterapia. En algunos casos, con muchas dudas y sin motivación, puede permitir que se considere con más calma e información los procedimientos de reconstrucción mamaria.

Existen diferentes técnicas de reconstrucción Mamaria.

El expansor y las prótesis, es la más utilizada, y consiste en expandir la piel para la colocación de una prótesis. Se emplea un dispositivo de silicona, llamado expansor, el cual se va llenando con suero en forma progresiva, y al llegar al volumen deseado, es sustituido por una prótesis definitiva. Cuando está indicado, se puede colocar un expansor-prótesis de Becker, el cual inicialmente es expansor pero luego queda como implante definitivo, sin necesidad de cambiarlo por otra prótesis.

El uso de Tejidos Propios, es otra técnica, en la cual se emplean tejidos propios de la paciente para reconstruir la mama. Consiste en la movilización de tejidos de otras zonas del cuerpo como el abdomen, la espalda o los glúteos. Se pueden utilizar también en conjunto con prótesis, cuando se necesita mayor aporte de piel.

Si la mama no mastectomizada es demasiado grande, o pequeña o está muy descendida, puede ser necesario para la mejor simetrización, reducirla, aumentarla o elevarla. La aréola y el pezón se reconstruyen posteriormente en general de forma ambulatoria ( reconstrucción del pezón con colgajo local, aréola con tatuaje o injerto)

La reconstrucción no tiene ningún efecto en la recurrencia de la enfermedad de la mama, así como tampoco interfiere con el tratamiento de quimioterapia o radioterapia que se indique. Cabe destacar, que no tiene incidencia negativa en los estudios posteriores que puedan ser necesarios en los siguientes controles.